El corazon es muy poderoso. Es un musclo en nuestro cuerpo que controla el ser completo. Fisicamente, el corazon sin latir no tiene vida. Emocionalmente, el corazon sin sentir tampoco tiene vida.

Un corazon debil no aguante las presiones de la vida. Un corazon debil es un ser viviente infeliz, inseguro y vulnerable. Una persona con un corazon debil es una persona debil. Y una persona debil no busca la forma para fortalecerse ni en si mismo, ni en nada.

Un corazon frio no disfruta los encantos de la vida. Un corazon frio es un ser viviente amargado y solitario con un hueco en el alma. Una persona con un corazon frio es una persona vacia. Y una persona vacia no es feliz.

Un corazon duro no permite decepcion. Un corazon duro es un ser viviente traumado, desconfiado y alerta. Una persona con un corazon duro es una persona egoista. Y una persona egoista solo piensa en su bien.

Un corazon grande haya bien en todo mal. Un corazon grande es un ser vivente lleno de amor y compasion. Una persona con un corazon grande es una persona humilde y buena. Y una persona humilde y buena es bendecida.

Un corazon tierno nunca falla en sonreir y hacer sonreir. Un corazon tierno es un ser viviente sencillo con el alma de un nino. Una persona con un corazon tierno es una persona alegre. Y una persona alegre nunca llega a viejo.

Un corazon fuerte es capaz de hasta lo imposible. Un corazon fuerte es un ser viviente saludable, lleno de vida. Una persona con un corazon fuerte es una persona apasionada. Y una persona apasionada hace hasta lo imposible por lo que siente en su corazon.